cracovia castillo wawel mejores ver
Europa,  Polonia

Las mejores cosas que ver y hacer en Cracovia

Si tienes pensado visitar Cracovia y no sabes cuales son las mejores cosas que ver y hacer, aquí tienes todo lo que necesitas saber! A pesar de no ser la capital de Polonia, Cracovia es una ciudad imprescindible que visitar en tu ruta por el país o incluso merece un viaje propio de varios días sin moverse para conocer a fondo todos los secretos que esconde.

Rynek Główny, la Plaza del Mercado

Más conocida como la Plaza del Mercado, es la plaza medieval más grande de Europa y data del siglo XIII. Se encuentra en el centro de la ciudad y siempre está llena de vida, tanto de día como de noche. Sin duda, de las mejores cosas que ver y disfrutar en Cracovia.

En ella se encuentran edificios emblemáticos como la Basílica de Santa María o la Torre del Ayuntamiento. Ocupando el medio de la plaza se presenta la lonja de los paños, un mercado variado que no te puedes perder.

Súper tip! 💡 Merece muchísimo la pena volver a esta plaza por la noche, ya que está delicadamente iluminada. Puedes tomarte algo en una terraza, o incluso puedes alquilar una calesa para dar un agradable paseo.

Torre del Ayuntamiento

Esta torre de poco más de 70 metros pertenecía al ayuntamiento de la ciudad que se construyó junto con la plaza en el siglo XIII. Contruida en estilo gótico aunque ha sufrido varias reformas a lo largo de sus años de vida. LLegó a tener funciones de cárcel y sala de torturas.

Merece la pena visitarla aunque tengas que subir todas sus escaleras. Desde las plantas superiores tendrás una bonita vista de la Plaza del Mercado incluso podras ver gran parte de Cracovia y podrás admirar detalladamente la maquinaria del reloj de la torre. Los lunes es gratis aunque el resto de días la entrada no te costará más de 2 euros por persona.

Sukiennice, la lonja de los paños

De estilo renacentista, se sitúa en el mismísimo centro de la plaza del mercado. Se construyó por orden del rey Casimiro el Grande de estilo gótico, aunque sufrió un gran incendio en 1555 y fue reconstruido al estilo de la época. Antiguamente era el lugar de encuentro para negocios y de intercambio entre comerciantes. Los productos más exportados eran telas, plomo y sal extraída de las minas de sal de Wieliczka.

Su interior también es digno de ver, se puede entrar de forma gratuita a ver el edificio. El interior alberga 2 museos y en la planta baja podemos encontrar tiendas de artesanía en madera y otros materiales que puedes aprovechar para llevarte un souvenir, eso si, no te saldrá muy económico…

cracovia lonja paños
Lonja de los paños en mitad de la Plaza del Mercado

Iglesia de San Adalberto

San Adalberto está considerado uno de los mártires católicos más queridos de Polonia. Cuenta la leyenda que esta iglesia se erigió donde el mártir predicaba sus sermones. Lo cierto es que esta iglesia de piedra sorprende ya que parece que está colocada en la plaza del mercado sin planificación alguna. La realidad es que esta pequeña iglesia estaba ya antes de la construcción de la Plaza del Mercado.

Su entrada es gratuita, aunque la parte de la iglesia es de pago. Puedes tener la suerte de coincidir con algún concierto de música clásica que se suele celebrarse en su interior.

Basílica de Santa Maria    

Sin duda, de los monumentos imprescindibles que ver en la Plaza del Mercado de Cracovia. Esta basilica de ladrillo de color terrazo presenta 2 imponentes torres asimetricas que no pasa desapercibida. En su interior alberga un maravilloso retablo dedicado a la Virgen María y una placa que recuerda la etapa del papa Juan Pablo II como arzobispo de Cracovia.

Las visitas a la basílica cuestan algo más de 2 euros y pueden realizarse de 11.30h a 18h. Es posible subir a la Bugle Tower, la más recargada y situada al oeste, o a la Torre de la Campana de más baja altura por unos 3 euros más cada una de ellas.

¡No te lo pierdas! ⚠️ Cuenta la historia que ante la invasión mongola, un trompetista que intentaba avisar fue asesinado con una flecha en la garganta. Por ello, un trompetista sale cada hora desde la torre más alta a tocar con la trompeta una melodía polaca llamada Hejnał mariacki.

Kazimierz, el barrio judío

Este barrio donde vivían los judios, es ahora un barrio de moda moderno de la ciudad. Pasear por sus calles llenas cafeterías con ambiente desenfadado nos trasladan a la época en la que lo judios vivían en paz en esta ciudad. En este barrio fue rodada la famosa película La lista de Schindler.

Se pueden ver varias sinagogas en este barrio, entre las más conocidas están La Vieja Sinagoga, hoy convertida en museo y la Sinagoga Remuh que continúa con actividad religiosa.

Barbacana

Una barbacana es un reforzamiento para la defensa de la muralla, Cracovia conserva su estructura circular de ladrillo rojo que permanece unida a la Puerta de San Florián. La barbacana cumplía la función de proteger la puerta más importante de la ciudad que conectaba con el Castillo de Wawel, paseo por el que entraba la realeza a la parte interior de la muralla.

cracovia barbacana

Puede visitarse junto con parte de la muralla (Mury Obronne) y la Puerta de San Florián por menos de 3 euros. Os dejamos el enlace de su página web para la compra de entradas aquí.

Puerta de San Florián

Esta puerta se remonta a la época en la que Cracovia era una ciudad completamente amurallada. También conocida como la Puerta de la Goria, era la más importante de todas y desde ella se accede a la plaza del mercado por la popular calle Floriańska. Formaba parte del llamado Camino Real ya que era por donde entraban los monarcas al interior de la ciudad.

En ella se puede observar la figura de San Florián de estilo rococó y un bajorrelieve de un águila, entre otros ornamentos.

Podgorze, el gueto judio de Cracovia que no puedes dejar de ver

En pleno comienzo de la II Guerra Mundial, los afines al regimen nazi, explulsaron del centro de la ciudad a los ciudadanos que consideraban inferiores, la mayoría de ellos de raza judía. Se constituía así un gueto al otro lado del río Wisla que fue creciendo poco a poco hasta llenarse y tener que vivir hacinados en pequeñas casas. Paseando por la zona se pueden ver restos de los muros que delimitaban el gueto con inscripciones en judío.

En este barrio está la Plaza de Bohaterów donde se alberga el Monumento a las sillas. Un homenaje del actor judío Roman Polansky, cuya madre murió en el campo de concentración de Auschwitz. El monumento está formado por 70 sillas vacías que recuerdan como los judios fueron despojados de sus casas y mandados con lo puesto a Auschwitz.

Súper tip! 💡 No dejes de visitar la Farmacia del Águila (Apteka pod Orlem). Aquí los judios del gueto recibían consejo médico y se relacionaban con otros de los suyos. Aguantó toda la guerra como farmacia, incluso años después hasta cerrar en 1967. Actualmente está abierta como museo donde muestran las formas en que ayudaban a los judios a ocultarse.

Fábrica de Schindler

Conocida mundialmente a través de la película de Steven Spilberg. Esta fábrica de esmaltados expropiada a los judíos estaba liderada por Oskar Schindler. Este alemán comenzó contratando a judios para su fábrica como mano de obra barata, pero con el tiempo, acabó ayudándoles a evitar su traslado a campos de concentración justificando su necesidad en el oficio. Gracias a su ayuda, muchos judíos conservaron su vida durante el holocausto.

La fábrica actualmente está convertida en museo y se puede visitar, pasando incluso por el despacho del propio Oskar Schindler. Si te atrae mucho este episodio de la historia del holocausto judios, no dejes de ver este histórico museo de Cracovia. Los lunes es gratis y los demás días de la semana te costará unos 6 euros sin guía. Puedes reservar tu entrada aquí.

Castillo de Wawel

Situado en la colina del mismo nombre al otro lado del río Vístula. Fue mandado construir con el rey Casimiro III el Grande en el siglo XIV. Esta residencia de monarcas polacos durantes muchas generaciones está incluida en los Lugares Patrimonio de la UNESCO.

Aparte de la visita por las dependencias del Castillo que incluyen los apartamentos reales y las ruinas góticas que se encontraron de antes de su construcción, se pueden visitar las salas con los tesoros y armas de guerra, o el Museo de arte oriental. Muy recomendable si tienes un día soleado, pasear por los Jardines Reales o subir a la Torre Sandomierska.

Catedral de Wawel

También llamada Catedral de San Wenceslao y San Estanislao, por estar íntimamente relacionada con estos santos. La época de la realeza de esta catedral se remonta hasta 1320 donde presenció la coronación del rey Vladislao aunque su construcción se data alrededor del años 1000. En su altar mayor se han celebrado durante años los mayores eventos de la realeza polaca tales como sucesiones, bodas, y funerales. Además aquí descansan los restos de los monarcas polacos. que se puede visitar en la galeria de los sarcofagos reales.

La entrada cuesta unos 3 euros y si le añades la audioguía te saldrá por solo 2 euros más. Incluye la visita al interior de la Catedral de Cracovia, subir a la Torre de Segismundo para ver su bonita campana, las tumbas reales y el Museo de la Catedral.

¡No dejes de ver la maravillosa capilla de Segismundo! que se encuentra en un lateral de la Catedral.

Cueva del Dragón de Wawel

En esta misma colina se encuentra esta curiosa cueva. De sus 270 metros, se pueden recorrer 80 de ellos. Pasarás por salas construidas en el interior de la cueva subiendo y bajando escaleras. ¿Sabías que durante años se llegó a usar como taberna? ¡Incluso tenía una sala para banquetes!

La salida de la cueva conduce al boulevard del Vístula donde se encuentra una escultura del Dragón de Wawel de Bronislaw Chormy que escupe fuego por la boca. Solo es posible visitarla en verano y su precio no es superior a 1 euro.

¡Esperamos que os haya sido útil!

Hasta aquí los mejores lugares que ver en Cracovia. Si tienes pensado hacer un recorrido por Polonia, no te pierdas nuestro post sobre los lugares imprescindibles que ver en Polonia. Te sorprenderá!!

¡¡¡No te pierdas los alrededores de Cracovia!!!

A menos de 1 hora del centro de Cracovia tienes 2 visitas imprescindibles que no te debes perder:

  • La mina de sal de Wieliczka, donde podrás adentrarte en la mayor mina de sal y visitar una inmensa capilla a metros de profundidad. ¡Conviértete en minero por un día!
  • El Campo de concentración de Auschwitz, donde ocurrió uno de los episodios más estremecedores de la II Guerra Mundial. Su recuerdo es un valioso regalo para darnos cuenta de que nunca jamás debemor permitir que la historia se repita.

No te olvides de seguirnos en nuestras

redes sociales Facebook e Instagram!

Si necesitas más información puedes escribirnos un comentario o un correo electrónico a viajaneando@gmail.com y te ayudaremos encantados!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *